• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
629 457 081 / 948 296 111


Médico especialista en alergología en Pamplona



Tengo alergia

Dr. Alfredo Resano Lizaldre, médico especialista en alergología. Pone a su disposición en Pamplona los mejores tratamientos médicos y estudios clínicos para dar solución a su alergia. 

¿Qué es la alergia? 

La alergia es una respuesta exagerada del sistema inmunológico producida por el contacto con determinados alérgenos o sustancias alergénicas (ácaros, pólenes, epitelios animales, alimentos, fármacos, productos industriales), capaces de inducir unas manifestaciones clínicas características (anafilaxia, conjuntivitis, rinitis, asma, urticaria, angioedema, dermatitis) y que habitualmente son toleradas por la mayoría de las personas.

La alergia representa una gran carga social y económica, que incide en la vida social de los pacientes, en su rendimiento escolar y en la productividad en el trabajo. A pesar de no ser muy graves las enfermedades alérgicas o de su relativa amenaza para la vida del paciente, sí que tenemos datos de que son la tercera o cuarta causa de pérdida de calidad de vida cuando lo comparamos con otro tipo de enfermedades. No obstante, si se realiza un buen diagnóstico y se complementa con el tratamiento adecuado, la alergia no impide la práctica deportiva, si se sabe cómo (es posible por ejemplo volver a practicar deporte en el exterior en primavera, pasear por el campo en pleno atardecer), se pueden realizar tratamientos que parecían imposibles o saborear platos que anteriormente generaban alarma.

¿Cual es el origen de las enfermedades alergicas? 

La respuesta alérgica es una reacción inesperada, anormal y exagerada frente a algo que no debería reaccionar en condiciones normales y que ocurre sobre todo en personas con una propensión genética especial: atópicos. Por lo tanto, hay factores predisponentes genéticos y factores ambientales desencadenantes. En la actualidad, si un padre es alérgico la probabilidad de que su hijo o hija padezca alguna enfermedad alérgica oscila alrededor del 50%, pudiendo alcanzar el 75% en caso de que ambos progenitores sean alérgicos.

Los individuos alérgicos producen anticuerpos, habitualmente del tipo IgE (inmunoglobulina E) cuando se exponen a dichas sustancias alergénicas, fenómeno conocido como sensibilización. Esta IgE es capaz de interactuar con glóbulos blancos (basófilos) y algunas células especiales (mastocitos) dando lugar a la liberación de diversas sustancias químicas (mediadores proinflamatorios) como la histamina o los leucotrienos, responsables de los diferentes síntomas de la alergia como enrojecimiento (eritema), hinchazón (edema) o picor (prurito).

En caso de alergia de contacto, el mecanismo de sensibilización está mediado por células (linfocitos) y en el caso de volver a tener contacto con dichas sustancias, la respuesta alérgica provoca síntomas más retardados, como es el caso de eccemas o dermatitis.

¿A qué sustancias podemos tener alergia? 

Existen muchos tipos de alérgenos:
  • Partículas aerotransportadas o aeroalérgenos: Los más comunes son los ácaros del polvo de casa (arácnidos microscópicos presentes en el interior de las viviendas, en mayor número en colchones, sofás, moquetas y muebles revestidos de tela), pólenes de árboles, malezas y plantas, las esporas de los hongos, la caspa, el epitelio y otras proteínas de animales domésticos, así como agentes de medio laboral (harinas de cereales, látex…) o insectos (cucarachas…).
  • Picaduras de insectos: El veneno de algunos insectos (abejas y avispas) puede provocar reacciones alérgicas de gravedad en individuos sensibilizados. Por el contrario, los mosquitos y tábanos rara vez provocan reacciones alérgicas graves.
  • Alimentos o trofoalérgenos: pueden producir desde síntomas leves como picor en la boca, garganta y oídos (“síndrome de alergia oral”) a cuadros más graves digestivos (diarrea, vómitos), cutáneos (urticaria, angioedema), respiratorios (rinitis, asma) o generalizados (hipotensión y choque anafiláctico). Se considera también de origen alimenticio la alergia a parásitos como Anisakis simplex o las reacciones por quistes de Echinococcus granulosus.
  • Alérgenos de contacto: sustancias químicas como los cosméticos, tintes, detergentes, resinas y pulimentos, pinturas, productos de uso doméstico, látex…
  • Medicamentos: Todos los medicamentos pueden inducir una reacción alérgica; por ello es importante que sean administrados sólo cuando estén indicados. Las reacciones alérgicas son más frecuentes con los fármacos más utilizados: en España es el caso de los antibióticos, como las penicilinas y sus derivados y de los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos).
Diente de león